En defensa de los derechos sociales y políticos, militarrik ez!

EN DEFENSA DE LOS DERECHOS SOCIALES, CIVILES
Y POLÍTICOS, MILITARRIK EZ!
EZ HEMEN, EZ INON!

En el día de denuncia contra los militares ante el cuartel de Loiola convocado por el movimiento EHUN en favor de la República Vasca, la Plataforma PIZTU DONOSTIA que trabaja en la defensa de los derechos sociales, civiles y políticos, quiere manifestar lo siguiente.

LOS MILITARES SON LAS ÚTIMA TRINCHERA CONTRA LOS DERECHOS SOCIALES, CIVILES Y POLÍTICOS

La Constitución española de 1978, negada en referéndum por la sociedad vasca, otorga a las fuerzas militares la obligación de garantizar la negación de los derechos sociales, civiles y políticos de los y las vascas.

Por un lado, en su artículo 8, le atribuye la obligación constitucional de negar el derecho de autodeterminación. «Las Fuerzas Armadas, constituidas por el Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire, tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional». En otras palabras, los militares son la última trinchera en la defensa del principal marco legal que le niega los derechos sociales, civiles y políticos de los vascos. Si alguna vez la sociedad vasca tomara el camino del derecho de autodeterminación para decidir libremente su futuro, los militares serían las últimas fuerzas que tienen la obligación de cerrar las puertas a dicho proceso social, civil y político, aunque para ello tengan que utilizar la violencia.

Por otro lado, en el artículo 3, en el ámbito de los derechos lingüísticos, nos impone el castellano a todos los euskaldunes. «El castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocer y el derecho a usarla». Así dice la carta magna que los militares deben defender.

Por último, el artículo 7, en relación con los derechos económicos, impone el sistema económico y la gobernanza capitalista. «Los sindicatos de trabajadores y las asociaciones empresariales contribuyen a la defensa y promoción de los intereses económicos y sociales que les son propios. Su creación y ejercicio de su actividad son libres dentro del respeto a la Constitución y a la ley. Su estructura interna y funcionamiento deberán ser democráticas». Es decir, que corresponde a los militares cerrar las puertas a cualquier transformación en el Estado español contraria a los intereses de los poderes económicos.

Además de todo ello, se sabe que la industria militar es uno de los grandes y sucios negocios del mundo. No hay que olvidar que la guerra que se hace allí siempre empieza aquí. Los mandatarios y las armas son de aquí, los muertos y los que sufren la miseria, de allá. De hecho, la principal herramienta para el imperialismo son los militares. Es necesario destinar el gasto militar a cubrir necesidades sociales.

Por si no fuera suficiente, se insiste en que los valores del militarismo, como el machismo, el racismo, el supremacismo, tienen que ver directamente con el fortalecimiento de la extrema derecha o de los movimientos fascistas y populistas.

Por todas estas razones, una vez cerrados los Cuarteles de Loiola, queremos decir en voz alta que no queremos militares aquí ni en ningún sitio, ya que su principal misión es la de frustrar los derechos sociales, civiles y políticos de los y las ciudadanas. Que el Ayuntamiento autorice la construcción del nuevo cuartel de Loiola es contribuir a perpetuar la presencia militar en Donostia. No es esa la voluntad de la mayoría de los donostiarras.

Hace décadas, el movimiento insumiso nos enseñó que la forma de enfrentarse a los militares y a la sociedad militarista es la desobediencia y la insumisión. Gracias a aquellos jóvenes locos, el servicio militar abligatorio se fue al traste. Ahora nos toca luchar a nosotros y nosotras para que los ejércitos sean destruidos, trabajando también por medio de la desobediencia y de la insumisión.

MILITARRIK EZ!
EZ DONOSTIAN, EZ INON

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *